Las flores de cannabis se pueden utilizar de diversas maneras, en infusiones, cigarrillos, ungüentos, velas, etc. La más popular y menos dañina es la de la aplicación mediante vaporizadores, esta última es la más recomendable, ya que no llega a quemar el producto vegetal, solo se extraen los terpenos y cannabinoides, que es el principal motivo de su uso y consumo terapéutico.